Publicaciones
Propias, compartidas, informes mundiales, regionales, Ver Más...
Perfil Ambiental
Vea todas las ediciones publicadas, Ver Más...
Temas
En este enlace presentamos temas complementarios: Guateagua, Ver Más...
Cuentas Ambientales
Todo lo relacionado con las cuentas... Ver Más...
Red iarna
Constantemente actualizamos noticias y eventos Ver Más...
Observatorio Ambiental
El Observatorio Ambiental de Guatemala (OAG), es Ver Más...
Monitoreo Climático
A través del sistema de monitoreo climático, es Ver Más...
Situación actual
Miércoles, 03 de Agosto de 2011 12:15

La agricultura se define como el conjunto de conocimientos, técnicas, procesos y actividades destinadas a labrar y cultivar la tierra con el fin de generar productos para el desarrollo de la vida. La actividad agrícola conlleva una transformación de sistemas naturales hacia espacios adaptados para mejores rendimientos vegetales y animales, como resultado de la explotación del recurso suelo. Existe gran variedad de operaciones que conforman el sector económico agrícola, como la producción de alimentos, de fibras, obtención de materia prima destinada a tratamientos industriales; se incluye también la temática de la producción, suministros, fertilizantes, extensión, actividad pecuaria y pesquera, entre otras. Por otra parte, la agricultura está directamente relacionada con el sector forestal, la agroindustria, el desarrollo rural y otros.

La capacidad productiva de la tierra está determinada por las características del suelo y el clima; en Guatemala se han establecido 11 regiones fisiográficas y siete categorías de uso, de las cuales solamente dos tienen capacidad para la producción agrícola. Sin embargo, la economía nacional descansa, de manera sustancial, sobre la actividad agrícola. Así, pues, la importancia del sector agrícola en nuestro país se manifiesta esencialmente en tres ámbitos: a) económico, por su aporte al Producto Interno Bruto (24.7% en el 2002); b) social, por su relación estrecha con el área rural donde se localiza la población con elevados índices de pobreza y pobreza extrema; c) ambiental, por su asociación con el uso y aprovechamiento de los recursos naturales renovables.

La extensión de tierra dedicada a la agricultura en 2003 (cultivo de granos básicos para subsistencia) representaba el 12.47% del territorio nacional; la agricultura perenne ocupaba el 8%; la semiperenne, el 2.5%; los huertos (viveros y hortalizas), el 0.5%, y los pastos cultivados ocupaban alrededor del 4%. La tendencia indica que la frontera agrícola avanza mientras las tierras con bosques, pastizales, zonas de recarga hídrica y áreas de conservación disminuyen, esto derivado de varias causas, como: la inexistencia de un ordenamiento territorial, la incertidumbre en la tenencia y la distribución de tierras, y un crecimiento poblacional acelerado.

Los métodos productivos tradicionales, tales como el de roza, tumba, quema  y agricultura de temporal, y los métodos más invasivos de tipo agroindustrial con avances tecnológicos, no garantizan la sostenibilidad de los sistemas productivos ni la de los sistemas naturales y ciclos ecológicos, por el contrario son los responsables de gran parte del daño ambiental. Sin embargo, existen nuevas inclinaciones por metodologías más sostenibles, por ejemplo agricultura orgánica, buenas prácticas agrícolas con sistemas de certificación internacional, variación hacia cultivos nativos no explotados y con altos rendimientos alimenticios, entre otras.

A pesar de que la agricultura es una de las actividades productivas más fuertes del país y de las nuevas tendencias sostenibles, aunque incipientes, no ha sido posible cubrir las necesidades de la población. Existe un alto déficit en el suministro de alimentos en 188 municipios del país, es decir, el 56% del total de municipios. Las áreas más afectadas coinciden con las regiones que tienen una vocación de uso no agrícola, donde se registra un uso inadecuado de los recursos naturales, y prevalecen los minifundios y las altas densidades poblacionales.

El tema de agricultura está desarrollado de manera amplia en las ediciones del Perfil Ambiental, publicadas por el IARNA-URL. Una primera descripción se puede encontrar en el acápite El modelo de producción agropecuario, en el Perfil Ambiental 2004. Y para obtener información que permite hacer comparaciones se puede consultar el tema Agricultura, en el Perfil Ambiental 2006. En la cuarta edición, Perfil Ambiental 2008-2009, el tema se retoma desde la perspectiva uso de la tierra, capítulo Conflictos de uso del territorio y deterioro de las tierras (3.1).  Finalmente, en el Perfil Ambiental 2010-2012, se encuentra abordado en el tema Agroecosistemas.